RAZONES POR LAS QUE SIGUES HAMBRIENTO

Si sueles tener hambre inmediatamente después de comer, sentir el crujir del estómago o dolor de cabeza constantes, es posible que necesites revisar algunos de tus hábitos, ya que pueden ser el detonante del problema.

Las razones por las que sentimos hambre son variadas, desde la posible deficiencia o exceso de aporte de alimentos a una patología neuroendocrina que afecte a nuestro organismo.

A continuación, vamos a detallar las posibles causas que puedan están influyendo en nuestra sensación de hambre:

 

NO DORMIR LO SUFICIENTE

Estudios afirman que dormir menos de 7 horas diarias produce un aumento de secreción de la hormona ghrelina (hormona que incrementa el apetito), a la vez que una disminución de la hormona leptina (hormona que reduce el apetito) y un aumento del sistema endocanabinoide (un tipo de molécula que sintetiza el cerebro de manera natural y que “enciende” el sistema de recompensas del cerebro, incrementa la sensación del placer que nos provoca comer).

ESTÁS DESHIDRATADO

Estamos expuestos a tantos estímulos y condicionantes, que es posible confundir el hambre con la sed. Normalmente al sentirnos mareados o adormilados, se tiende a pensar que necesitamos comida cuando en realidad lo que se necesita es beber agua.

Si la sensación de hambre o sed viene acompañada de un ligero dolor de cabeza, es más probable que sea una deshidratación parcial o se deba a que se ha realizado una actividad que ha comprometido el balance hídrico (la cantidad de agua que se tiene de reserva en el organismo). En ese caso es preferible beber y rehidratarse.

 

ESTÁS SIGUIENDO LA DIETA DE MODA

En la actualidad existe una variedad de dietas cuya premisa es bajar de peso. La gran mayoría de ellas no tienen sustento científico y podrían favorecer el desarrollo de enfermedades.

Una dieta saludable se compone de proteínas, carbohidratos y grasas, además de vitaminas y minerales, donde todos ellos son importantes para la salud y cumplen una función para el organismo.

El principal problema de estas dietas es que suelen eliminar algún grupo de alimento por completo, como proteínas, carbohidratos o grasas.

En caso de tener curiosidad o querer iniciarse en algún tipo de dieta en concreto, lo mas responsable es acudir a un especialista de la nutrición, donde podrá ayudarte a bajar de peso de forma saludable.

 

RECURRES A LA COMIDA PARA CALMAR TUS EMOCIONES

Esta demostrado que las personas son mas propensas a comer mas en periodos de aburrimiento, ansiedad o depresión, ya que desde bien pequeños nos enseñan a asociar la comida como una recompensa emocional. 

El descansar y desconectar debe ser una actividad diaria, pero de forma inconsciente, el disfrutar haciendo una actividad, suele ir acompañada de una comida “poco saludable”.

Debes encontrar otras formas de satisfacerte emocionalmente. No es suficiente comprender el ciclo de la alimentación emocional o incluso entender tus desencadenantes, aunque ese es un primer gran paso.

Si te encuentras en esta situación o crees que puedas estarlo, contacta con un profesional que te ayude a controlar la situación.

CONCLUSIÓN

No existe un único motivo por el que puedes estar hambriento a lo largo del día. Hacer una reflexión e identificar cuales pueden ser la causa por la que sigues sintiéndote así, es el primer paso para el cambio.

Si no consigues identificarlo o después de intentar modificar tus hábitos no consigues mejorar la situación, ponerse en manos de un profesional puede ser la tecla al verdadero cambio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Apuntarme a la lista de espera Déjanos tu correo y nosotros te avisamos en estar disponible, junto con un descuento por tu fidelidad.