¿ QUÉ ES LA CURCUMA ?

Es una especia también conocida como el azafrán de la India, originaria del sur de Asia, esta especia forma parte de diferentes mezclas de las cuales la más famosa es la de curry. Su color se debe a compuestos vegetales conocidos como curcuminoides de los cuales el más estudiado es la curcumina por la variedad de efectos positivos que se ha visto que ofrece para la salud.

Antiinflamatorios: en estudios realizados en pacientes con artritis, enfermedades inflamatorias intestinales y en otras condiciones inflamatorias se han observado capacidades analgésicas similares a otras sustancias antiinflamatorias como el ibuprofeno cuando es administrado en dosis altas, con la diferencia de que estas no producen efectos gastrointestinales negativos característicos del ibuprofeno.

Antioxidantes: esta sustancia tiene la capacidad de reducir el daño producido por radicales libres, pudiendo ayudar en la reducción del riesgo de padecer de enfermedades como aterosclerosis y enfermedad cardíaca.

Anticancerígenas: se han realizado multitud de estudios clínicos en los que se asocia la curcumina con una reducción del riesgo de padecer cáncer colorrectal, próstata, cáncer pancreático, cáncer de pulmón y también se ha utilizado como complemento del tratamiento tradicional de diferentes tipos de cáncer obteniendo algunos resultados interesantes, sin embargo no todos los resultados obtenidos son significativos por lo que se necesitan más estudios para determinar realmente cuales son las propiedades de la curcumina en relación con el cáncer.

Antidiabéticas: esta característica se debe a que la curcumina es hipoglucemiante y se cree que puede llegar a mejorar la sensibilidad a la insulina, aunque hay cierta evidencia científica se necesitan más estudios para confirmar lo segundo.

Neuroprotectoras: debido a sus efectos antioxidantes y antiinflamatorias se han realizado estudios que sugieren que puede reducir el riesgo de desarrollar enfermedades como el Parkinson y el Alzheimer y también se han visto efectos positivos en el tratamiento de la depresión.

Dosis efectivas y absorción.

Lo primero que tenemos que saber es que la cúrcuma contiene tan solo un 3% de curcumina mientras que los extractos contienen un 95% de esta sustancia y que las dosis utilizadas en la mayoría de los estudios clínicos suelen ser bastante elevadas para conseguir resultados medicinales en pacientes enfermos.

En estos estudios las dosis rondan entre los 500 mg y 3000 mg en algunos casos, lo que equivale a entre 16 y 100 g de cúrcuma, por lo que en esos casos se utilizan suplementos para poder administrar cantidades tan elevadas de curcumina.

En cuanto a la seguridad de este suplemento, se ha visto que este compuesto es bastante seguro ya que incluso en dosis elevadas de 8000 mg de curcumina al día no se han percibido efectos adversos, aunque hacen falta estudios a largo plazo.

Por otro lado, la OMS considera como segura una dosis diaria de 3 mg/kg para el uso de curcumina en la industria alimentaria, sin embargo, en estas dosis no se han observado efectos medicinales, aunque, en personas sanas se han visto efectos beneficiosos con dosis relativamente reducidas de 2,5 a 3 g diarios de cúrcuma (alrededor de 75 – 90 mg curcumina).

Quienes no deberían tomarla.

Si bien es una sustancia bastante segura para el público general, no está exenta de contraindicaciones:

  • Embarazo, lactancia y niñez: se desaconseja el consumo de esta sustancia como suplemento debido a la falta de investigaciones que abalen la seguridad de estos suplementos durante estas etapas.
  • Piedras en el riñón: debido a que es una sustancia rica en oxalatos lo que va a aumentar la formación de cálculos.
  • Problemas de coagulación: ya que va a disminuir la capacidad de coagulación del cuerpo.
  • Anemias: ya que va a interferir con la absorción de hierro.

Efectos secundarios:

A pesar de que como mencionamos anteriormente la dosis máxima es bastante elevada se pueden presentar efectos secundarios y estos se presentan más comúnmente como reacciones alérgicas, dolor de estómago, dolor de cabeza, diarrea (o heces de color amarillo), estreñimiento, náuseas y vómitos. Además, en personas diabéticas se pueden presentar problemas de hipoglucemias debido a la combinación de los efectos de la cúrcuma y de la medicación.

Conclusión

En líneas generales es un compuesto interesante del cual se están realizando muchos estudios y con el tiempo iremos consiguiendo más información con base científica de sus efectos, convirtiendo a la curcumina en un agente activo con propiedades antiinflamatorias y antioxidantes muy prometedor para mejorar la salud general.

Finalmente quiero recalcar que, a pesar de la relativa seguridad de este suplemento, es esencial hablar con un profesional de la salud antes de empezar a suplementarte sobre todo si tienes alguna patología o tomas alguna medicación.

 

Referencias

https://www.mdpi.com/2304-8158/6/10/92/htm

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3964021/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6683062/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3535097/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5664031/

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/23832433/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Apuntarme a la lista de espera Déjanos tu correo y nosotros te avisamos en estar disponible, junto con un descuento por tu fidelidad.