ENTRENAMIENTO EN AYUNAS

 

Si bien es cierto que hay estudios que aseguran que el entrenamiento en ayunas va a ayudar aumentando la quema de grasas y otros beneficios, la información que estos proveen no es concluyente, pero es cuanto menos interesante.

¿Cómo obtenemos y utilizamos energía?

 

El cuerpo obtiene su energía a partir de los macronutrientes que ingerimos con la comida, especialmente de los hidratos de carbono cuya función es principalmente la de proporcionarnos energía ya que se transforman en glucosa, la cual utilizamos para muchas funciones y especialmente en ejercicios de mayor intensidad, el exceso se transforma en glucógeno y en grasas para ser almacenados.

Por otro lado, para realizar ejercicios de menor intensidad nuestro cuerpo es capaz de utilizar las grasas para obtener la energía necesaria para su ejecución.

Posibles beneficios del entrenamiento en ayunas:

Algunos estudios afirman que el entrenamiento cardiovascular de intensidad moderada en ayunas favorece adaptaciones fisiológicas que hacen que el cuerpo se vuelva más eficiente obteniendo energía a partir de las grasas, ya que, los niveles de glucógeno por la mañana se ven reducidos por lo que el cuerpo tiene que recurrir a otras vías para obtener energía.

Por esa razón se cree que puede aumentar la quema de grasas y aumentar el rendimiento en deportes de resistencia a largo plazo por el posible aumento de la capacidad de del cuerpo para oxidar grasas.

Dejando de lado estos posibles beneficios deportivos, es una herramienta válida en caso de que tengamos una agenda muy ajustada, ya que permite introducir sesiones temprano por la mañana antes de empezar el día debido a que no nos vemos obligados a esperar por la digestión del desayuno para empezar con el entrenamiento.

Posibles detrimentos del entrenamiento en ayunas.

Si bien es cierto que pueden existir ciertos beneficios en cuanto a la pérdida de grasa, hay estudios que no muestran diferencias en la composición corporal cuando se utiliza esta herramienta a largo plazo, comparándola con entrenamiento tradicional.

Puede causar un descenso en el rendimiento de ejercicios de alta intensidad como pueden ser el entrenamiento con pesas, sprints y CrossFit ya que como hemos comentado antes este tipo de ejercicios requiere de hidratos para su óptima ejecución.

También debemos tener en cuenta que es muy dependiente de la persona, y que cabe la posibilidad de que puedas sufrir una hipoglucemia durante el entrenamiento si no ajustamos la intensidad de este. Por esta razón es conveniente probar poco a poco para determinar si este método se adapta a nosotros.

Conclusión.

Se necesitan más investigaciones para asegurar que los beneficios descritos antes son realmente derivados del entrenamiento en ayunas, sin embargo, si no te sienta mal y te resulta conveniente para introducir sesiones de entrenamiento que no serían posibles de otra manera, este tipo de entrenamientos es una herramienta más para llevar una vida más activa y saludable.

Siempre que se vayan a introducir cambios significativos en la periodización de la ingesta y su relación con el entrenamiento es importante buscar el asesoramiento de un profesional del deporte y la nutrición para garantizar la seguridad de la persona.

” El mejor momento para plantar un árbol era hace 20 años. El segundo mejor momento es AHORA.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Apuntarme a la lista de espera Déjanos tu correo y nosotros te avisamos en estar disponible, junto con un descuento por tu fidelidad.